¿De verdad conocemos el origen de las tradiciones de boda?

En wedding planner Madrid siempre hablamos de bodas, tradiciones, consejos y rutinas a seguir y seguidas por todos los novios según nuestras típicas costumbres, sin embargo, ¿Sabemos realmente de dónde proceden? En nuestro trabajo de organización de bodas Madrid siempre tenemos en consideración estos detalles, como, por ejemplo, el típico paseíllo orquestado, organizado y milimetrado con el padrino hacia el altar. No, no hay un significado hermoso tras esto. Antiguamente las bodas eran una mera transacción donde la mujer pasaba de ser posesión del padre a pertenecer al marido. Así pues, que el padre llevase directamente a su hija hasta el altar era el cierre del compromiso entre ambos, no fuese a ser que la novia quisiera escapares.

El color del vestido, es bien sabido, debe ser blanco, símbolo de pureza. La realidad es que jamás fue este el color tradicional, sino que, hasta la época victoriana, lo normal era casarse de rojo, hasta que la reina Victoria, ni corta ni perezosa, decidió casarse de blanco para desatacar y ser fiel a su estilo y, desde entonces, su legado no ha sido derrocado.

El ramo era un detalle típico en las celebraciones griegas, donde se llevaban coronas y adornos florales, aunque, en la época de la peste, las novias llegaban hasta el altar con un ramillete de ajos y eneldo para controlar y alejar la enfermedad.

En cuanto a las damas de honor, su única finalidad era vestirse de forma similar a la novia para confundir a los malos espíritus que quisieran atacarla en tan señalado día.Como vemos, los tiempos cambian, antes habría sido imposible la existencia de wedding planner Madrid, o incluso de casarse por puro amor. Por fortuna, hemos evolucionado hacia bodas de ensueño preciosas, llenas de detalles, cariño y simbolismo que, tras varios siglos, se alejan todas y cada una de malos presagios y solo se centran en buenos deseos.