Nuevos modelos de familia

Ser wedding planner Madrid implica mucho más que planear un evento. Con el tiempo, dentro de nuestra profesión centrada en la organización de bodas Madrid hemos podido ir viendo como los modelos tradicionales de familia y pareja han ido cambiando. El estado de bienestar, la globalización, la mejora de los derechos y el cambio del papel de la mujer han tenido una gran influencia en la estructuración familiar.

Y es que, pese a todo, sigue habiendo sectores o agrupaciones políticas que demandan la vuelta a la base tradicional donde el matrimonio y la familia esté compuesto por la unión de un hombre y una mujer. ¿Es posible reclamar eso o ya es un concepto que queda muy lejano?

La familia española ha evolucionado y mutado de la típica unidad: padre, madre con hijos y abuelos, a una unidad plural: homosexuales, uniparentales, compuestas, sin hijos o de padres separados, entre otras. La base ya no es el convencionalismo, sino el amor como eje principal y central, donde sexo, tipología o situación son indiferentes.

En la organización de bodas Madrid hemos podido comprobar que, con el paso de los años, los contrayentes se alejan cada vez más del modelo clásico e, igualmente, es un acto de amor que debe ser respetado y normalizado, sin que nadie quiera dar pasos atrás. El concepto de “familia natural”, que se clama desde algunas voces, está ya obsoleto a nivel nacional y en gran parte del globo.

Los tipos de familia que inundan hoy nuestra sociedad son: familiar nuclear biparental, familia monoparental, familia adoptiva, familia sin hijos, familia con padres divorciados, familias compuestas y familias homoparentales. También existe hoy en día lo que se conoce como familia extensa, casos en los que además del núcleo conviven otros parientes como abuelos, tíos, primos…En wedding planner Madrid siempre defenderemos la pluralidad y, las cifras actuales que demuestran un crecimiento de la variedad en los estilos familiares y los enlaces, es un motivo de celebración que demuestra que, poco a poco, en el siglo XXI, seguimos avanzando hacia adelante.